Cine Bélico

 

Lo bueno que tienen algunos telefilmes es que no buscan hacer una gran taquilla. Tan sólo hacer con pocos medios, un producto decente y que entretenga al espectador medio cuando son programados en la caja tonta. A veces lo consiguen e incluso aprueban con nota. Es el caso de “Ike: Desembarco en Normandía“.
Reconozco que tengo bastante simpatía por el personaje de Eisenhower. Como ya comenté en el post anterior, la serie de TV dedicada a dicho general me dejó una pequeña huella. No había mucha acción bélica y si mucha discusión entre personajes históricos. No entendí muy bien el porque un general hacía más de político que de militar. MacArthur le había definido como el mejor oficinista que había tenido bajo sus órdenes. Según iba leyendo y aprendiendo sobre el tema de la IIGM más curioso y paradójico me resultaba Eisenhower. Era el comandante supremo, pero al mismo tiempo casi no había tenido experiencia de combate y era el más joven que la mayoría de todos los generales famosos del bando aliado. Bradley era más joven, pero había conseguido llegar a general antes que Ike. Con el tiempo comprendí la arriesgada decisión que tomó Marshall, apoyado por Roosevelt, de dar a Eisenhower el mando supremo de la fuerza expedicionaria aliada. Habían seguido la máxima de Clemencau que dice que la guerra es un asunto muy serio para dejárselo a los militares y comprendieron que dicho cargo requería más a un diplomático que a un militar. Las capacidades administrativas, organizativas y políticas desplegadas por Ike durante el conflicto demostraron que no se equivocaron.

 

 

La producción nos muestra dichos aspectos centrándose en los 90 días que transcurrieron desde el nombramiento de Ike como comandante supremo hasta la culminación de la operación más importante de su carrera: el desembarco de Normandía. Ike es interpretado por un correcto Tom Selleck. Otras caras conocidas son Timothy Bottoms interpretando a Bedell Smith y James Remar en el papel del general Bradley. El resto de personajes históricos son interpretados en su mayor parte por actores neozelandeses, muchos de ellos con participación en la trilogía de “El señor de los anillos”. El motivo es simple, la película está filmada en Nueva Zelanda.

 

 

El tempo de la cinta es casi el de un documental dramatizado, al que solo le falta la voz en off del narrador. En las dos horas que duran se resumen diversos aspectos que tuvieron que solventar durante la Operación Overlord como es el hecho de elegir el mejor día para el desembarco, el número de lanchas disponibles, si la arena de las playas podría aguantar a los tanques, etc. También nos muestra algunos de sus contratiempos como la devastación causada por el ataque de torpederas alemanas que sorprendieron a un grupo de desembarco en plenas maniobras, o la famosa indiscrección del General Henry Miller. Pero el meollo de la película son las diferentes conversaciones que tiene Ike con las otras vedettes del show: Churchill, Monty, Patton y DeGaulle. Debe de reconocerse que Ike supo tener mucha mano izquierda para lidiar con dichos personajes. Una secuencia que destacaría es aquella en la que deben de explicar el plan al rey de Inglaterra y Ike, tras una breve introducción, cede el protagonismo a Monty.

 

 

Personalmente, lo que más me gustó es que muestran que Ike no buscaba los focos y las portadas de periódicos (al menos no los buscaba tan desesperadamente como el resto de los mandos aliados) y que estaba dispuesto a aceptar la responsabilidad del fracaso si este se hubiera producido. No me molestó mucho que fuera tan pro-americana. Es lo esperable en una producción para la televisión yanqui. No me gustó en cambio que la única mención del asunto Kay Sommersby es una fugaz aparición en su papel de chofer y que lo único que se mostrase del “lado humano” de Ike fuera su famosa visita a un grupo de paracaidistas de la 101.

 

 

La película también tiene unos cuantos gazapos. Uno afecta a la escena arriba indicada. Se dice que es el 6 de junio cuando ocurrió el 5 de junio. Pero el que más llama la atención es precisamente la cuenta atrás. Como cualquier aficionado a la IIGM sabe, inicialmente se pensaba desembarcar el 5 de junio pero se tuvo que aplazar 24 horas por causa del mal tiempo. Sin embargo la cuenta atrás permanece como si el 6 fuera el día elegido con antelación. Otro gazapo es que en un determinado momento están viendo la película de Laurence Olivier sobre Enrique V cuando dicha película fue estrenada 11 días después del desembarco.
Anuncios

~ por davidbolonio en enero 19, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: